DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE COLON

0
319

Morelia, Mich., a 31 de Marzo de 2019

Hoy se celebra El Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Colon y en esta
jornada las autoridades sanitarias, los profesionales de la medicina y las organizaciones
que luchan contra el cáncer nos invitan a tomar conciencia sobre la necesidad de tomar
medidas para prevenir el cáncer de colon así como promover programas de detección
precoz.
El cáncer de colon y recto, a pesar de ser uno de los más frecuentes, se evitarían
llevando una vida saludable: alimentación rica en frutas y verduras, reducción del consumo
de grasas y de carne roja, ejercicio físico de manera regular, no fumar y evitar el consumo
de bebidas alcohólicas.
Por otra parte, el cáncer de colon y recto puede desarrollarse durante meses sin
producir molestias y, a menudo, cuando éstas aparecen, la enfermedad ya está bastante
avanzada. Por eso los programas de detección precoz permiten detectar la enfermedad en
estadios iniciales, lo que hace que sea más fácil de tratar y aumenta las posibilidades de
curación.
Celebremos esta jornada adquiriendo un estilo de vida saludable, que favorezca
una cultura de detección precoz, que nos procure una buena calidad de vida. La Iglesia en
este caso renueva el compromiso de servir de muchas maneras a los enfermos y cuida de
ellos con renovado vigor, en fidelidad al mandato del Señor (cf. Lc 9,2-6; Mt 10,1-
8; Mc 6,7-13). La pastoral de la salud seguirá cumpliendo con su misión necesaria y
esencial de atender a los enfermos, a las familias de los enfermos y favorecer que se viva
con renovado ímpetu tanto en las comunidades parroquiales como en los centros de
atención más excelentes. No olvidemos la ternura y la perseverancia con las que muchas
familias acompañan a sus hijos, padres y familiares, enfermos crónicos o discapacitados
graves y démosle nuestro acompañamiento.

MOTU PROPRIO, SOBRE PROTECCIÓN DE MENORES

El Papa Francisco ha firmado El motu proprio sobre la protección de los menores y
de las personas vulnerables, la nueva ley para el Estado de la Ciudad del Vaticano, y las
orientaciones pastorales. Lo ha firmado y dado a conocer como un primer fruto de la
reunión que tuvo con los Presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo,
en febrero pasado.
Los documentos firmados expresan leyes, normas e indicaciones muy específicas.
En el motu proprio, el único de los tres textos para los que la firma papal era
indispensable, Su Santidad, Francisco, expresa su deseo de «que todos sean conscientes
del deber de denunciar los abusos a las autoridades competentes y de cooperar con ellas
en las actividades de prevención y de lucha», afirmando así un principio significativo.
El primero de los tres documentos es la nueva ley en la que el primer artículo
contiene una definición precisa y amplia de la categoría de «adultos vulnerables» tratados
como menores: «Es vulnerable toda persona en estado de enfermedad, deficiencia física o
mental o privación de la libertad personal que, de hecho, incluso ocasionalmente, limite la
capacidad de comprender o de querer o de resistirse a quien le ofende”.
Entre las innovaciones más significativas del texto mencionamos: La primera se
refiere al hecho de que, a partir de ahora todos los delitos relacionados con el abuso de
menores, no sólo los de carácter sexual, sino también, por ejemplo, el maltrato, serán
«perseguibles de oficio», es decir, incluso en ausencia de un informe de oficio. La segunda
novedad es la introducción de una prescripción de 20 años que comienza «en caso de
delito a un menor, a partir de los 18 años».
Otra novedad importante se refiere a la obligación de denunciar y sancionar al
funcionario público que no denuncie ante la autoridad judicial vaticana los abusos de los
que haya tenido conocimiento, sin perjuicio del sello sacramental, que es el secreto
inviolable de la confesión. Esto significa que todos aquellos que, en el Estado y por
extensión en la Curia Romana, pero también entre el personal diplomático al servicio de
las nunciaturas, desempeñen el papel de funcionarios públicos serán sancionados en caso
de no denunciar.
Otra innovación importante es la creación por el Governorato, dentro de la Dirección
de Salud e Higiene del Vaticano, de un servicio de acompañamiento para las víctimas de
abusos, que será coordinado por un experto cualificado. Por lo tanto, las víctimas tendrán
a alguien a quien recurrir en busca de ayuda, para recibir asistencia médica y psicológica,
para que conozcan sus derechos y sepan cómo hacerlos respetar.
A los documentos que acaban de salir a la luz, como se anunció a finales de la
cumbre de febrero, seguirá la publicación por parte de la Congregación para la Doctrina de

la Fe de un vademécum antiabuso para la Iglesia universal, y la creación de mecanismos
para ayudar a las diócesis que carecen de personal cualificado para tratar estos casos.
El propósito de Francisco es claro e inequívoco: La protección de los menores y de
las personas vulnerables es parte integrante del mensaje evangélico que la Iglesia y todos
sus miembros están llamados a difundir en todo el mundo.
+ Carlos Garfias Merlos
Arzobispo de Morelia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here