Versión estenográfica. 25 Aniversario del Servicio de Administración Tributaria (SAT) Acto encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador desde Palacio Nacional

0
31

MODERADORA: Muy buenos días. Se encuentra con nosotros el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador, quien se dirige a la escolta de bandera para saludar a nuestro lábaro patrio.

Damos inicio a esta ceremonia con los honores al presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

(HONORES)

MODERADOR: Preside esta ceremonia con motivo de los 25 años del Sistema de Administración Tributaria el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Lo acompaña la maestra Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Sistema de Administración Tributaria.

También contamos con la presencia de integrantes del Gabinete Legal y Ampliado de Gobierno de México, representantes de medios de comunicación y quienes nos siguen por internet a través de las redes sociales.

Reciban todos la más cordial bienvenida.

Hace uso de la palabra la maestra Raquel Buenrostro Sánchez, jefa del Sistema de Administración Tributaria.

RAQUEL BUENROSTRO SÁNCHEZ, JEFA DEL SERVICIO DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA (SAT): Buenos días, señor presidente.

Buenos días miembros del gabinete.

Miembros de la comunidad SAT.

Invitados especiales.

Este mes nuestra institución cumple 25 años, pero no cabe duda que con la llegada de la Cuarta Transformación se ha transformado radicalmente en sus objetivos y valores.

Nuestro compromiso ha sido crear un nuevo SAT, con vocación humana y conciencia social, que sea un verdadero vínculo entre las contribuciones del pueblo de México y las acciones de gobierno que llevan bienestar social a todas las mexicanas y los mexicanos.

Para lograr esta misión implementamos el ABC del SAT, que consiste en aumentar la eficiencia recaudatoria, bajar la evasión y la elusión fiscal y combatir la corrupción. Nuestro propósito ha sido que todas las tareas se realicen con la principal virtud que debe tener un servidor público: la honestidad. Esta ética de trabajo es la mística con la que construimos día a día el nuevo SAT.

En 2019, por iniciativa del presidente, el Congreso aprobó una reforma al artículo 28 de la Constitución para prohibir la condonación de impuestos. La erradicación de los privilegios que hubo en el pasado y poner piso parejo para todos los contribuyentes fue el inicio de esta nueva etapa en nuestra institución.

La sociedad reconoce que estamos logrando una verdadera justicia tributaria. Ya no existen los privilegios ni las condonaciones de impuestos millonarias, ahora sí se cumple la regla de proporcionalidad, es decir, que el que gana más tiene el deber legal y moral de contribuir más con el gasto público.

Estas políticas redistributivas nos permiten caminar en la dirección correcta del añejo sueño de justicia social, que es por lo que trabajamos todos los días.

Durante la pandemia las voces más ortodoxas sugerían que el país tenía que endeudarse para mitigar los efectos macroeconómicos, ya que se anticipaba una caída en la recaudación debido a la previsible disminución del PIB, pero en el Gobierno de México y en el SAT nos propusimos a trabajar el doble para mantener finanzas públicas sanas y estables, y las mantuvimos.

Todos los países en el mundo tuvieron una recaudación en números rojos, excepto México y Marruecos. Esa recaudación histórica le permitió a nuestro país mantener la calificación de inversión y conservar estables los niveles de deuda.

El SAT puso su granito de arena para que nuestro país no hipotecara el futuro de las siguientes generaciones con endeudamientos, como sí lo hicieron otras administraciones como con el Fobaproa.

Quiero manifestar mi más profundo reconocimiento a toda la comunidad del SAT que se mantuvo en la primera línea de batalla durante la pandemia de COVID. Junto con el sector Salud, fuimos una de las pocas actividades prioritarias que estuvieron laborando sin tregua durante toda la pandemia.

Debido a esto tuvimos casi 10 mil colaboradoras y colaboradores que se contagiaron y 121 que lamentablemente fallecieron. Reconocemos su alto nivel de compromiso y amor que tenían por México y destacamos su vocación de servicio. Las familias de todas y todos ellos tienen el más sincero agradecimiento de todos los presentes y de todo el pueblo de México.

El año pasado, con la finalidad de ayudar en la reactivación económica, en el SAT trabajamos una miscelánea fiscal, teniendo siempre como meta el compromiso del presidente de no trasladar costos económicos a los más pobres y a las clases medias, como era costumbre en otros gobiernos; es decir, la miscelánea fiscal debía hacerse sin aumentar ningún impuesto ni haber impuestos nuevos.

Al contrario, propusimos el régimen simplificado de confianza, que fue enriquecido y aprobado en el Congreso. Con este régimen hubo disminuciones en las contribuciones para personas físicas con ingresos anuales de hasta 3.5 millones de pesos, al establecer tasas fijas con un tope de ISR de 2.5 por ciento. También implementamos beneficios y mayores deducciones para personas morales con ingresos hasta 35 millones de pesos anuales.

En esta miscelánea fiscal, en el SAT también nos identificamos e hicimos eco de una antigua demanda de los colectivos feministas y propusimos la tasa cero en productos de gestión menstrual, lo que abona con hechos a que la paridad de género en México hay un avance.

A pesar de que en el nuevo SAT ha tenido importantes logros como recaudaciones históricas y la disminución de las tasas contributivas, aún quedan pendientes. Seguir simplificando los trámites, mejorar la atención al público y desterrar para siempre la corrupción al interior de nuestra institución, son tareas en las que nos enfocaremos gran parte de nuestros esfuerzos en el futuro.

Finalizo y con orgullo puedo afirmar que en el SAT contribuimos para transformar.

Muchas gracias.

MODERADORA: Escuchemos el mensaje que dirige el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR:Amigas, amigos:

Nos da mucho gusto participar en este acto de conmemoración de 25 años del SAT, del Servicio de Administración Tributaria.

Es muy importante esta institución porque es un pilar del Estado para que se tengan los fondos, los recursos, el dinero necesario en el desarrollo de nuestro país. Sin los ingresos que se obtienen por impuestos, derechos y otros ingresos, pues no podríamos dar respuesta a las demandas de la sociedad, a las demandas de los ciudadanos.

Y cuando no es buena la recaudación, cuando no se tiene un buen sistema de ingresos para la hacienda pública, se decide por endeudar a los países o por aumentar los impuestos. Entonces, nosotros estamos logrando el propósito de no aumentar impuestos en términos reales y de no endeudar a nuestro país. Y esto se está logrando porque no hemos tenido problemas de recaudación, no ha habido déficit, se está recaudando lo programado en la Ley de Ingresos año con año y esto nos da mucha tranquilidad.

Son de los datos básicos, de los que reviso diariamente. Así como nos reunimos todas las mañanas para ver el reporte sobre delitos cometidos en las últimas 24 horas, así también diario estoy viendo lo que ingresa, lo que se obtiene en el SAT.

Otro dato que reviso diariamente es el de los empleos o trabajadores registrados en el Seguro Social. Tengo como cinco o seis datos que reviso diariamente para saber cómo andamos. Desde luego, estoy pendiente de la apreciación o depreciación del peso, ese es otro dato que reviso todos los días.

El dato de ingresos me estimula siempre porque vamos en positivo, hay superávit, no tenemos déficit y esto es muy importante, o sea, que Raquel y su equipo me ayudan a aligerar la carga, ellos contribuyen a que yo pueda dormir tranquilo, como lo hacen todos los servidores públicos que trabajan para llevar a cabo nuestra función de servir al pueblo de México.

Es básico recordar que en cualquier actividad pública es fundamental la honestidad y en el caso de los manejos de los ingresos mucho más, yo creo que esa es la clave de todo.

Por eso tenemos una recaudación suficiente, porque no hay corrupción y no hay impunidad. Hemos ahorrado mucho al no permitir la corrupción y también haciendo un gobierno austero.

Calculábamos antes de llegar al gobierno que podíamos obtener, ahorrar, alrededor de 800 mil millones de pesos y esto se ha ido cumpliendo, porque sí estamos ahorrando por no permitir la corrupción alrededor de 500, 600 mil millones de pesos al año, es como dos puntos del PIB. Entonces, esto nos ayuda mucho, y también hemos ahorrado con la austeridad.

Entonces, por eso no tenemos necesidad de solicitar deuda o contraer deuda adicional, tampoco el que se aumenten impuestos y podemos enfrentar imprevistos como esta inflación mundial, tomando decisiones de subsidiar el precio de los combustibles. Pero no son ocurrencias, no es un gobierno de ocurrencias, es que hicimos las cuentas de cuánto íbamos a obtener por el incremento en el precio del petróleo crudo y cuánto podíamos procesar de materia prima en nuestro país, porque ya las refinerías que estaban produciendo muy poco cuando llegamos ahora están produciendo el doble, de 400 mil barriles diarios a 800 mil barriles diarios que estamos produciendo, y ahora los costos de refinación en el mundo se incrementaron muchísimo. Entonces, hicimos cuenta, un balance: vamos a tener estos ingresos.

Podemos mantener el precio de las gasolinas, del diésel sin amentos porque sin duda el incremento en las gasolinas es inflación o es más inflación, entonces tomamos la decisión de mantener este subsidio. Pero estamos trabajando en equipo, por eso la inflación de México es menor a la inflación en Europa y a la inflación en Estados Unidos.

Podemos hacer muchas cosas si trabajamos en equipo, si hay eficiencia y si, con mucho respeto, sin autoritarismos, marcamos la diferencia que debe de existir entre el servicio público y el servicio o la empresa privada, el que podamos separar el interés económico del interés político, que es muy importante. Si los de Hacienda, si los del SAT, son como empleados de los grandes contribuyentes, pues entonces no se recauda bien. Entonces, con respeto es importante el definir que una cosa es el servicio público y otra cosa son los intereses legítimos de empresarios y de contribuyentes, esto nos ha ayudado mucho.

También yo quiero hacer un reconocimiento a empresarios, a todos los contribuyentes que han cumplido con su responsabilidad, entendiendo incluso que son otros tiempos, que antes, para decirlo con claridad, no pagaban o les devolvían los impuestos. Pero no era delito, estaba permitido, estaba legalizado, la condonación de impuestos estaba legalizada, y había despachos especializados, despachos fiscales que cumplían con una serie de requisitos y al final se les tenían que devolver los impuestos.

Recuerdo que cuando fui jefe de Gobierno de la Ciudad de México de repente nos llegó un oficio informándonos que íbamos a tener menos participaciones federales. Y esto aplicaba a todas las entidades federativas, todos los gobiernos del país, porque el gobierno federal había decidido devolver impuestos a una empresa, devolver IVA a una supuesta… bueno, a una empresa de alimentos. Y esos impuestos de alimentos que cobraron al consumidor no se los iban a devolver al consumidor, se lo devuelven a la empresa. Entonces, sin que se resolviera el juicio se tomó esta decisión administrativa.

Entonces, era legal, se hacían estas cosas. Hace poco comenté de que, de manera, vamos a decir, ingenua, y no de mala fe, Miguel Alemán nieto llegó a comentar que su problema fiscal lo tuvo porque no acudía a los mecanismos que existían para que se condonaran los impuestos; otros sí, yo creo que hasta tenían informantes en el SAT de cuándo empezaba la temporada de devolución.

Era legal ese procedimiento. Entonces, ahora que ya se decide que no va a haber devolución de impuestos, todos los empresarios están pagando. Debe haber casos de empresarios que llevaban tiempo sin pagar impuestos y que ahora están contribuyendo. Eso es importante, no aferrarse a lo viejo, al antiguo régimen y entender que todos tenemos que contribuir a que haya un auténtico, un verdadero Estado de derecho y que todos ayudemos para que nuestro país siga adelante, siga progresando con justicia y con bienestar para todos.

Por eso mi reconocimiento a todos los contribuyentes que no son sujetos de impuestos, que todos participemos como contribuyentes. Y tenemos la responsabilidad en el gobierno de hacer un buen uso, un buen manejo de esos ingresos.

Que no haya corrupción, porque también muchos contribuyentes decían: ‘¿Y para qué voy a pagar impuestos si se roban el dinero, o lo derrochan o viven los funcionarios colmados de lujos y de privilegios?’ Entonces, tenemos como gobierno que entender que el presupuesto público es dinero del pueblo, es dinero de todos y es sagrado, se tiene que manejar con mucha honestidad, ese es el compromiso que hacemos.

Y agradecer a todo el equipo del SAT. De manera muy especial, si les parece, vamos a ofrecerle un aplauso a Raquel Buenrostro Sánchez, que nos ayuda mucho. Y a todo su equipo también, mujeres y hombres.

Y que sigamos así.

Y muchas gracias. Felicidades.

MODERADORA: Finaliza esta ceremonia con los honores al presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, se les invita a permanecer de pie para entonar nuestro Himno Nacional.

(HIMNO NACIONAL)

MODERADORA: El presidente de México se dirige a la escolta de bandera para despedirse de nuestro lábaro patrio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here