Inicio Nacionales Versión estenográfica. 110 Aniversario de la Defensa del Puerto de Veracruz

Versión estenográfica. 110 Aniversario de la Defensa del Puerto de Veracruz

0
24

MODERADORA: Ingresa al campo de honor el Cuerpo de Cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar. Está integrado por la Banda de Guerra, escolta, estandarte del Cuerpo de Cadetes, guiones de las carreras de Cuerpo General Infantería de Marina y Aeronáutica Naval, así como la primera, segunda, tercera y cuarta brigada de cadetes como sus respectivos guiones al mando del capitán de navío, Carlos Alberto Morales Cruz, comandante del Cuerpo de Cadetes.

(ENTRADA DEL CUERPO DE CADETES)

MODERADOR: Damos inicio a esta ceremonia del 110 aniversario de la defensa patriótica del puerto de Veracruz y jura de bandera de las y los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar con los honores de ordenanza al licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Se invita a la amable concurrencia permanecer de pie durante los honores

(HONORES)

MODERADORA: Preside esta ceremonia:

El licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Le acompañan en el presídium.

MODERADOR: Almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina y alto mando de la Armada de México.

MODERADORA: Ingeniero Cuitláhuac García Jiménez, gobernador del estado de Veracruz.

MODERADOR: Maestra Luisa María Alcalde Luján, secretaria de Gobernación.

MODERADORA: General Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional y alto mando del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.

MODERADOR: Ingeniero Miguel Ángel Masiel Torres, secretario de Energía.

MODERADORA: Licenciada Rosa Icela Rodríguez Velázquez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana.

MODERADOR: Doctor Víctor Manuel Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural.

MODERADORA: Doctor Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud.

MODERADOR: Maestra Leticia Ramírez Amaya, secretaria de Educación Pública.

MODERADORA: Licenciada Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura.

MODERADOR: Maestro Marath Bolaños López, secretario del Trabajo y Previsión Social.

MODERADORA: Licenciado Juan Pablo de Botton Falcón, subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

MODERADOR: Licenciado Carlos Emiliano Calderón Mercado, coordinador de Estrategia Digital Nacional.

MODERADORA: General de división, Gabriel García Rincón, subsecretario de la Defensa Nacional.

MODERADOR: Almirante César Carlos Preciado Velázquez, oficial mayor de Marina.

MODERADORA: Almirante Julio César Pescina Ávila, inspector y contralor general de Marina.

MODERADOR: General de división José Alfredo González, oficial mayor de la Defensa Nacional

MODERADORA: General de división, Jaime González Ávalos, inspector y contralor del Ejército y Fuerza Aérea

MODERADOR: Almirante Alfredo Hernández Suárez, jefe de Estado Mayor General de la Armada

MODERADORA: Almirante Raúl Pérez Vázquez, comandante de la III Región Naval.

MODERADOR: Así como autoridades civiles, militares y navales que les acompañan.

MODERADORA: Damas y caballeros, sean todos cordialmente bienvenidos.

MODERADOR: Con profundo respeto, las y los mexicanos, y las Fuerzas Armadas, recordamos a los héroes que el 21 de abril de 1914 y el 13 de septiembre de 1847 ofrendaron sus vidas en la defensa de nuestra patria. Para hacerlo de manera fehaciente, el presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas dará lectura a la lista de héroes de la Heroica Escuela Naval Militar y del Heroico Colegio Militar, seguido del Toque de silencio de la Banda de Guerra y una salva de fusilería ejecutada por las brigadas del Cuerpo de Cadetes.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: De la Heroica Escuela Naval Militar:

Teniente José Azueta.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Virgilio Uribe.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Del Heroico Colegio Militar:

Teniente Juan de la Barrera.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Juan Escutia.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Francisco Márquez.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Agustín Melgar.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Fernando Montes de Oca.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Vicente Suárez.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

(TOQUE DE SILENCIO Y SALVA DE FUSILERÍA)

MODERADORA: A continuación, el ciudadano licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, tomará la protesta al personal de cadetes de primer año de la Heroica Escuela Naval Militar que el día de hoy juran lealtad a nuestra bandera nacional.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadetes de primer año de la Heroica Escuela Naval Militar:

¿Protestan seguir con fidelidad esta bandera, emblema de nuestra patria, y defenderla hasta alcanzar la victoria o perder la vida?

VOCES A CORO: ¡Sí, protesto!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Si no lo hicieren así, que la nación se los demande.

MODERADOR: A continuación, escuchemos palabras por cadete de primer año, María José Castillo Martínez, en representación de los cadetes que el día de hoy juraron bandera.

MARÍA JOSÉ CASTILLO MARTÍNEZ, CADETE DE PRIMER AÑO DE LA HEROICA ESCUELA NAVAL MILITAR: ‘Con la proa apuntando hacia el futuro, y el futuro es el mar, estoy seguro’: almirante Gustavo Rueda Medina, 1947.

Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina y alto mando de la Armada de México.

Distinguidos integrantes del presídium y autoridades de los tres órdenes de gobierno que nos honran con su presencia.

Personal de las Fuerzas Armadas mexicanas.

Queridos familiares y amigos.

Compañeras y compañeros cadetes de primer año.

Damas y caballeros:

Muy buenas tardes. En nombre de la generación 2023-2027 de esta Heroica Escuela Naval Militar, tengo en honor de compartir estas palabras. Hoy somos testigos de un momento de profundo significado para cada una de mis compañeras y compañeros cadetes de primer año.

La jura de bandera no es sólo un acto ceremonial protocolario, es también un eterno un compromiso que adquirimos con nuestra nación y su pueblo. Así, nos unimos a la larga lista de mujeres y hombres que, con su esfuerzo, dedicación y trabajo, han asegurado que nuestra enseña nacional ondee con orgullo y libertad.

Desde el momento en que decidimos emprender esta navegación, nos comprometimos con valentía, dedicación y una gran convicción a defender los ideales de libertad y justicia de nuestra patria. A partir de ahora, cada uno de nosotros, mujeres y hombres navales, nos habremos de enfrentar a diversos desafíos que fortalecerán nuestros cuerpos, mentes y espíritus.

Dejamos atrás las comodidades de un hogar, de una familia, de los amigos, para forjar nuestro propio camino, para cumplir con los requerimientos que la formación naval militar exige. Como cadetes, honramos con orgullo nuestro uniforme, portamos con honor el espadín que hoy se nos confía y marchamos con valentía hacia el futuro que juntos construiremos.

Cada acción que emprendamos reflejará los valores que nos caracterizan. Cada día nos esforzaremos más por superarnos y por servirnos de la confianza que se nos ha otorgado por quienes nos han apoyado, y que se encuentran el día de hoy aquí presentes.

Almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina y alto mando de la Armada de México:

En el marco de la gesta heroica del puerto de Veracruz, hace 110 años, hoy juramos lealtad a nuestra nación, una promesa de habremos de velar incansablemente, siempre en beneficio de nuestra institución y, por supuesto, de nuestra nación.

Agradecemos el apoyo invaluable que nos otorga para que tengamos una formación de calidad y de excelencia, a la altura que nuestro país nos demanda. Tenga la certeza de que habremos de responder a cada uno de los retos que se nos presenten, siempre con los más altos valores navales.

Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas:

Es un honor contar con su presencia en este día tan especial y emotivo para nosotros, en el que se marca el inicio de nuestra vida al servicio de México. Ante usted refrendamos nuestro compromiso de velar por el bienestar y la seguridad nacional, de esta siempre presentes, así como lo hicieron heroicamente quienes nos antecedieron aquel 21 de abril de 1914. Tanto usted, como las y los ciudadanos de México, pueden confiar en que así lo haremos. Como mexicanas y mexicanos, actuaremos siempre en favor de la nación, con honestidad, justicia y valentía.

Como marinos navales de la Armada de México, siempre seremos guiados a buen puerto por el honor, el deber, la lealtad y el patriotismo.

Muchas gracias.

MODERADORA: Las y los cadetes de primer año que han sobresalido por su aprovechamiento académico y buena conducta durante el presente año lectivo reciben del presidente de los Estados Unidos Mexicanos, acompañado de los integrantes del presídium, el espadín que los distingue como cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar y que simboliza el principio de formación del don de mando, virtud que les caracterizará en su vida futura como oficiales de la Armada de México.

El espadín de la Heroica Escuela Naval Militar distingue a las y los cadetes en formación, y simboliza el principio del don de mando, esto significa hacerse obedecer y al mismo tiempo convertirse en un caballero cadete, virtud que les debe identificar en su futura vida ya como oficiales de la Armada de México.

MODERADOR: ‘No me desenvaines sin motivo ni razón y no me envaines sin haberme usado con honor’, lema del espadín, arma meramente ceremonial, la cual representa el escudo nacional: la vaina representa el cuerpo de la serpiente del escudo nacional y es negra porque antiguamente las embarcaciones eran hechas de madera de caoba, la cual al hacer contacto con el agua tomaba un color negro.

MODERADORA: La cruceta representa el nopal donde se encuentra parada el águila nacional.

MODERADOR: El fiado representa la cabeza de la serpiente siendo devorada por el águila.

MODERADORA: La punta dorada de la vaina representa el cascabel de la serpiente.

A continuación, se llevará a cabo la entrega de espadines a las y los cadetes de primer año. Reciben, en representación de sus compañeros, las y los cadetes de primer año:

Adrián Inda Machuca, Héctor Pérez Ortega, Sergio López Navarro, Andrés García Rodríguez, David Covatzín Mendoza, Valentín Aguilar Sánchez, Isaac Campos Pérez, Axel González Hernández, Edgar Domínguez Ramírez, Ángel Guadarrama, Viviana González Sevilla, Hugo Vázquez Castillo, Ángel Rosas Ravelo, Luis García González, Johanna Quevedo Rodríguez, Derek Vázquez Carrión, Carolina Méndez Argumedo, Jorge Crispín Uscanga, Amairanis Sánchez Ibarra, Claudia Jiménez Morán e Ivanna Meléndez Martínez.

(ENTREGA DE ESPADINES)

MODERADOR: Para continuar con esta ceremonia, la Banda Sinfónica y coro de la Secretaría de Marina interpretarán el cuarto movimiento de la Novena sinfonía del compositor Ludwig Van Beethoven.

(CUARTO MOVIMIENTO DE NOVENA SINFONÍA)

MODERADOR: Damas y caballeros, escuchemos el mensaje del licenciado José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina y alto mando de la Armada de México.

JOSÉ RAFAEL OJEDA DURÁN, SECRETARIO DE MARINA: ¿Qué es el amor por la patria para las y los marinos navales? Es dar la vida misma si es que la patria está en peligro, es impedir y su soberanía sean mancilladas, es vivir día a día por la seguridad, el bienestar y por la justicia social de nuestro pueblo.

Honor y gloria para quienes, en una memorable muestra de amor patrio, aquel 21 de abril de 1914, desde el puerto de Veracruz defendieron su suelo ante la presencia de tropas extranjeras.

Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Compañeras y compañeros de gabinete del Gobierno de México.

Autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Gobernador Rubén Rocha Mira, de Sinaloa; Sergio Salomón, de Puebla; Víctor Manuel Castro Cosío, de Baja California Sur; Alfredo Ramírez Bedolla, de Michoacán; Salomón Jara Cruz, de Oaxaca; Francisco Durazo Montaño, de Sonora; Lidia Elena Sansores San Román, de Campeche; Martí Batres Guadarrama, de la Ciudad de México; y de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, muchas gracias por su presencia.

Integrantes de las Fuerzas Armadas.

Personal de la Heroica Escuela Naval Militar.

Jóvenes cadetes que hoy juran bandera.

Invitados especiales que nos acompañan.

Apreciables familias aquí presentes.

Y desde luego, a los representantes de los medios de comunicación.

Estimada ciudadanía:

Este día los cadetes de primer año de esta Heroica Escuela Naval Militar han llevado a cabo uno de los actos más emblemáticos de su carrera profesional como marinos navales: ante el más noble y sublime de nuestros símbolos patrios han jurado vivir para servir a México. Lo han hecho bajo el amparo del heroico ejemplo de las y los valientes mexicanos que, en una fecha como hoy, hace 110 años, se enfrentaron a fuerzas extranjeras cuyas intenciones eran arrebatar la libertad de nuestra nación.

Con este acto, se suma lealtad a la patria que estos jóvenes cadetes no sólo dan inicio expresamente a su formación dentro de este plantel naval, sino también contribuyen a engrandecer la memoria nacional, evocando un hecho que nos llena de orgullo.

En aquel entonces, el suelo nacional se cubrió de gloria. Ante el manifiesto peligro de invasión, valientes y loables mexicanos hicieron frente a una numerosa flota que hizo entrada por el puerto de Veracruz. Su estoica defensa consistió en la unión de voluntades, el pueblo veracruzano y marinos de la entonces Escuela Naval Militar, en su mayoría jóvenes cadetes, ofrecieron una valerosa resistencia. Anteponiendo su patriotismo, pobladores del puerto hicieron frente al enemigo, teniendo como único amparo su valor y su arrojo. En tanto, los jóvenes marinos navales constituyeron la primer línea de defensa, significando el llamado del comodoro Azueta Perillos, quien los instó a mantenerse firmes en su noble convicción de proteger a México bajo la arenga ‘¡A las armas, muchachos, la patria está en peligro!’

De esa gloriosa gesta permanece intacto el vibrante testimonio del heroísmo de quienes dieron la vida en la defensa de la soberanía nacional. Murió por la patria el teniente José Azueta Abad y murió por la patria el cadete Virgilio Uribe Robles. Murieron por la defensa de la patria cientos de valerosos mexicanos, cuya memoria perdurará para honrar y enorgullecer a esta nación.

Cadetes de primer año:

Por la ética gesta de 1914, nuestra emblemática escuela naval recibió el título de heroica, sellando con ello el devenir de sus días y el de quienes entre sus muros forjan su destino.

El heroísmo es la conducta que nos conduce a anteponer en todo momento el bienestar colectivo al personal a mantener un compromiso basado en la valentía, la solidaridad y el bien, así que jamás olviden que su propósito hoy y siempre será velar por los más altos intereses de la patria, y proteger a nuestro pueblo para honrar a la Heroica Escuela Naval Militar y a esta institución.

Me siento muy contento por ustedes, tanto como deben de sentirse sus familiares y quienes conforman este heroico plantel. Han dado uno de los pasos más importantes de su vida. Les esperan grandes momentos a bordo de esta muy querida patria, este muy querido plantel, así que hagan valer cada día del que aquí viven. Inician esta travesía empuñando su espadín y con el honor, el deber, la lealtad y el patriotismo que se requieren para cumplir con esta noble misión de formarse como marinos navales.

Tomen el ejemplo de nuestros héroes navales y correspondan con hechos a la confianza y el cariño que las y los mexicanos depositan en la Secretaría de Marina Armada de México. Manténganse siempre listos ante el llamado de la patria y que sus mejores armas sean el conocimiento, el bien y la decisión de ser buenas personas y excelsos hijos de la patria, siempre con su actuar basado en la honestidad, en la justicia, el respeto a los derechos humanos y, por supuesto, con un inquebrantable amor a México.

Señor presidente:

La realidad de nuestro México actual dista mucho del contexto predominante durante los hechos ocurridos aquel 21 de abril de 1914. Hoy la defensa de la soberanía nacional considera un alto patriotismo el sustento de la fuerza de la razón, el diálogo conciliador, el respeto al derecho de autodeterminación de los pueblos y el buen entendimiento y la hermandad internacional.

Por definición, la Secretaría de Marina Armada de México es una institución de paz, al servicio de la nación, escudo de la patria y amparo de las y los mexicanos; sin embargo, en lo que respecta al espíritu de servicio que las y los marinos navales, a más de un siglo de la heroica defensa del puerto de Veracruz, el sentimiento nacionalista y patriota se mantiene intacto.

La defensa de la patria es para nosotros un deber permanente, ineludible y supremo. La soberanía de la paz y el bienestar de nuestro pueblo son nuestra causa y razón de ser. Servir a México es nuestra misión, servir a México es nuestro más alto orgullo.

Muchas gracias.

MODERADORA: Escuchemos ahora el mensaje del licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Alumnos de la Heroica Escuela Naval Militar.

Oficiales de la Secretaría de Marina y de la Armada de México.

Almirante José Rafael Ojeda Durán.

Integrantes del gabinete del gobierno federal.

Gobernadoras, gobernadores.

Padres, madres, familiares de los alumnos de primer año de esta Heroica Escuela Naval Militar.

Amigas, amigos todos.

Celebro estar en Veracruz, en esta conmemoración en la que recordamos la gesta heroica de los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar y de los oficiales de la Armada de México, y también de los ciudadanos del puerto de Veracruz, de todos los sectores, de todas las clases sociales que participaron en la defensa de nuestra soberanía y muchos perdieron la vida.

Veracruz es sinónimo de soberanía y es sinónimo de las Fuerzas Armadas y, en especial, de los integrantes de la Marina y de la Armada de México. Baste decir que el primer secretario de Marina era veracruzano, Heriberto Jara, y el actual secretario de Marina, el almirante Ojeda, también veracruzano.

Pero no sólo es eso, es que no se podría escribir la historia de México sin los hechos que acontecieron en este heroico puerto del golfo de México. Aquí se consumó la independencia de México porque después de tres siglos de dominación colonial, y ya cuando se había consumado la independencia formalmente en 1821, continuaban los españoles queriendo mantenernos como colonia.

Un último reducto se atrincheró en el Fuerte de San Juan de Ulúa, y fue Pedro Sáinz de Baranda, un marino, el que los expulsó, en 1825, para hacer valer nuestra independencia.

Posteriormente, lo mismo, padecimos de dos invasiones de los franceses:

Una en 1938, conocida como la Guerra de los Pasteles, porque Francia utilizó de pretexto una deuda que se tenía a un comercio, a una pastelería en la Ciudad de México, para invadirnos, cuando en el fondo lo que ansiaban era volvernos a convertir en colonia de un país europeo.

Luego, vino la primera invasión estadounidense, el gran zarpazo, en 1847; se defendió el puerto. En Veracruz también se defendió en el Fuerte de San Carlos, en Perote, la soberanía, para que no llegaran los invasores a la Ciudad de México, donde hubo la gesta histórica de los Niños Héroes, y en todo México se luchó en contra de la invasión estadounidense que terminó tristemente con la pérdida de más de la mitad de nuestro territorio.

Posteriormente, volvimos a padecer otra invasión francesa, porque por la confrontación interna entre liberales y conservadores, cuando ya los conservadores se sintieron derrotados, se atrevieron a ir a Estados Unidos, a Europa, a Francia, a traer a Maximiliano, a traer a la emperatriz Carlota, para que se estableciera un imperio en nuestro país. También, los liberales encabezados por Juárez defendieron la soberanía de nuestra nación y se consiguió la segunda independencia de México.

Ya en el siglo XX se da la otra invasión estadounidense, hace 110 años, 1914, intervienen y es cuando toman el puerto de Veracruz nuevamente. En ese entonces, en plena revolución, había luchas internas porque un presidente bueno, Apóstol de la Democracia, había sido asesinado con un golpe de Estado encabezado por Victoriano Huerta, y eso levantó con más fuerza al pueblo para luchar por restablecer la legalidad y la democracia en nuestro país.

En plena revolución se da esta invasión de Estados Unidos de 1914, y se ha hablado que lo hicieron porque ya no querían a Huerta. Ellos ya habían alentado, lo habían impuesto, como un embajador cuyo nombre es preferible olvidar, y luego, se sostenía que ya no era representante de un país libre y democrático, y por eso justificaron la invasión. Ni Venustiano Carranza, ni Villa, ni Zapata; ninguno de los revolucionarios aceptaron que ese fuese el precio de la destitución posterior de Huerta, la invasión a nuestro país, porque nosotros estamos en contra de las invasiones, nosotros siempre vamos a defender nuestra soberanía.

Y como lo mencionó aquí el almirante Ojeda, en estas circunstancias, en estos tiempos tenemos que buscar que nuestras relaciones con otros países del mundo, y en especial con Estados Unidos, se den en el marco del respeto a nuestra soberanía, que podamos mantener relaciones de cooperación, de amistad, de ayuda mutua; en especial, con Estados Unidos.

No es un asunto sencillo, porque los liberales en el siglo XIX tenían preocupación de que nos integráramos económicamente a Estados Unidos. Hay una frase atribuible a un veracruzano extraordinario, que fue presidente de México, Sebastián Lerdo de Tejada, que decía: ‘Entre un pueblo, un país fuerte y uno débil, el desierto’. Con esto se expresaba que no nos interesaba ni nos convenía la comunicación de los ferrocarriles del centro del país hacía la frontera norte.

Luego, Porfirio Díaz sí comunicó con los ferrocarriles al centro del país con la frontera norte, pero también cuidó los equilibrios, mantuvo una política de diversidad comercial, eran muy buenas las relaciones con inversionistas europeos. Y él decía que no había que poner todos los huevos en una canasta, que lo que convenía en política exterior era mantener relaciones económicas con todas las naciones del mundo. Y se le atribuye una famosa frase a Porfirio Díaz, según la cual ‘pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos’.

¿Qué pasa en nuestro tiempo?

Hay una realidad: estamos integrándonos en lo económico, en lo comercial, cada vez más con Estados Unidos; viven, trabajan en Estados Unidos 40 millones de mexicanos; ya somos el principal socio comercial en el mundo, de Estados Unidos; se desplazó a China y a Canadá, y se está recibiendo mucha inversión extranjera, en especial mucha inversión de Estados Unidos. Nos conviene esa integración, de eso no hay duda, porque esa inversión extranjera y la inversión pública es lo que reactiva nuestra economía y se generan empleos, como ahora, que México es de los países del mundo con menos desempleo, y tiene que ver con la llegada de esa inversión extranjera y con la inversión pública. Y si hay crecimiento, hay empleos; y si hay empleos, hay bienestar; y si hay bienestar, hay paz y hay tranquilidad.

Aquí lo importante es cómo fortalecer esa integración económica, que conviene a las dos naciones, que le conviene a Estados Unidos y le conviene a México; fortalecer a América del Norte y posteriormente fortalecer todo el continente americano. Así como en un inicio se creó la Comunidad Europea, que se convirtió posteriormente en la Unión Europea, así debemos de integrarnos en América, eso es lo que más conviene para las nuevas generaciones.

Pero se necesita un pacto, un acuerdo de respeto mutuo a nuestras soberanías, reglas claras, porque México no quiere ser un protectorado ni una colonia de ningún país extranjero, México quiere seguir siendo un país libre, independiente, soberano. Eso es lo que tenemos que ir alcanzando.

Hasta ahora ha habido mucho respeto de los gobiernos de Estados Unidos y espero que se mantenga esa política de buena vecindad.

Le he comentado al presidente Biden que, en vez de la frase atribuida a Porfirio Díaz, podamos llevar a la práctica otra, según la cual, bendito México, tan cerca de Dios y no tan lejos de Estados Unidos.

Por eso, me da mucho gusto estar aquí en Veracruz, en esta conmemoración, y poder hablar de este tema que va a ser clave en las relaciones futuras con el gobierno de Estados Unidos.

Y me da mucho gusto hablar de este tema aquí, en Veracruz porque, como ustedes saben y yo presumo, también soy veracruzano, porque mi padre era de la cuenca del Papaloapan y, de acuerdo a la Constitución de Veracruz, los hijos de veracruzanos son veracruzanos. Yo soy, para que se entienda mejor, choco-jarocho, padre veracruzano y madre tabasqueña.

Y ya termino agradeciéndole mucho, mucho al almirante José Rafael Ojeda Durán, porque ha actuado con mucha lealtad a las instituciones y sobre todo con mucha lealtad al pueblo de México. Realmente fue una buena decisión la que tomé, de nombrarlo secretario de Marina. Ha estado a la altura de las circunstancias, igual que el secretario de la Defensa, las dos instituciones que son pilares del Estado nacional han apoyado mucho en el proceso de transformación que está en marcha en nuestro país, tanto la Secretaría de Marina como la Secretaría de la Defensa.

Muchas gracias de todo corazón a paisanos, a los cadetes, a sus familiares y a todos los servidores públicos civiles, militares, marinos.

Muchas gracias.

MODERADOR: Exhorto al Cuerpo de Cadetes a cargo del capitán de navío, Carlos Alberto Morales Cruz, comandante del Cuerpo de Cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar.

(EXHORTO AL CUERPO DE CADETES)

MODERADOR: Se agradece a la amable concurrencia a ponerse de pie para entonar las gloriosas estrofas del Himno Nacional Mexicano, interpretado por la Banda Sinfónica y Coro de la Secretaría de Marina.

(HIMNO NACIONAL)

MODERADOR: Con la gallardía, marcialidad y disciplina que caracterizan al personal de la Armada de México, el Dispositivo de Honores al mando del comandante del Cuerpo de Cadetes desfila ante el presidente de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

(DESFILE)

MODERADORA: La Secretaría de Marina Armada de México agradece su presencia a esta ceremonia conmemorativa del 110 aniversario de la defensa patriótica del puerto de Veracruz y jura de bandera de las y los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar.